December 19th, 2012

Imagínese si Usted Tuviera un Jefe que Hace Cosas Como Estas

Tu Jefe

Cualquier semejanza entre lo que está escrito en este artículo y una interminable pesadilla provocada por cenar lechón caliente con cerveza, no es solo mera coincidencia.

Estos son algunos ejemplos a los que se refiere el título:

  • Usar el mismo “ataúd” (así llamo a su valija Sansonite modelo 89, de aquí en adelante) para viajes internacionales desde hace 20 años.
  • Comprar una valija pequeña para viajes cortos sin despachar equipaje, tan pero tan barata, que en el primer viaje perdió una rueda…y, por supuesto, volvió a usar el “ataúd”, aun para viajes de un día.
  • Llevar el mismo modelo de secador de pelo que usaba mi abuela en el “ataúd”, aun cuando la gran mayoría de los hoteles tienen un secador de pelo muy moderno en el baño.
  • Llevar en el “ataúd” todo tipo de cremas en frascos que llaman la atención del personal de seguridad en todos los aeropuertos. Despachar el “ataúd” y quejarse luego porque se lo abren para inspeccionarlo.
  • Traer el almuerzo en una bolsita de papel y comerlo a escondidas. Decir que ahorra mucha plata trayendo la comida desde su casa (pinche sándwich húmedo y frío) en vez de comer afuera, en una clara referencia a aquellos que optan por almorzar de otra manera.
  • Criticar al entrar a un restaurante en Argentina frente a nuestra oficina a nuestros empleados que están allí, diciendo que pasan mucho tiempo almorzando, cuando en realidad él acaba de llegar y ellos están pagando la cuenta para irse.
  • Comprar cerveza Miller Light caliente en una estación de servicio, camino a su casa, en vez de comprarla fría en el supermercado, para pagar un par de dólares menos, y luego decir que lo hace porque la cerveza se arruina si se la compra fría, se la deja calentar a temperatura ambiente, y luego se la vuelve a enfriar para tomarla. Cabe señalar que Miller Light es una infusión insípida y barata que, injustamente, lleva el nombre de cerveza.
  • No querer usar una BlackBerry por necedad, temor al cambio, mezquindad e ignorancia, y hacer sentir mal y culpable a todos aquellos que desean tener  una, aun dentro de su mismo equipo de trabajo, diciéndoles que si la piden, deberán estar disponibles para él 24/7.
  • Sentirse incómodo junto a otros ejecutivos de la compañía cuando ellos están usando sus respectivas  BlackBerry  junto él, y abrir su celular para simular que está chequeando mensajes, aún cuando el celular que tiene no cuenta con acceso a emails y no sabe ni siquiera como enviar un miserable mensaje de texto.
  • Pensar que cualquier persona que desea viajar fuera de su territorio asignado, por cuestiones de trabajo, en realidad desea hacer turismo pagado por la compañía.
  • No querer aprender a usar el celular para hacer llamadas internacionales mientras viaja; e intentar usar “ATT  calling cards” sin éxito, cuando en realidad su celular está habilitado para llamadas de larga distancia.
  • Grabar los reportes en una grabadora que fue usada por “El Rubio” de “Misión Imposible” en los 70, y decir que eso le ahorra mucho tiempo.
  • No tomar cursos on-line de Microsoft Office para ampliar sus habilidades con la PC, las cuales se limitan a prenderla, ver emails y deportes en internet, (siempre y cuando el sitio web esté grabado en sus favoritos), y apagarla antes de irse a casa.
  • Leer revistas baratas durante los vuelos, observar que todos nosotros leemos libros, comprar un libro de dudosa calidad para el próximo viaje, y en vez de leerlo ver solo las ilustraciones (como los chicos)…y volver a las revistas baratas en el viaje siguiente…
  • Comprar una valija barata para la Laptop y envidiar la mía (valija) porque es una “Sansonite” de cuero.
  • Comprar una valija de cuero para la Laptop y criticarme porque ahora uso una mochila.
  • Estar atento a quien cambia el auto en la oficina por uno nuevo y mejor, para criticarlo por malgastar, supuestamente,  su dinero, diciendo: “je, vive en el auto…” (en clara alusión a que, según él,  el propietario paga más por ese carro nuevo, que por el crédito de su propia casa)
  • Visitar Roma, Barcelona y Londres, en las vacaciones, volver y solo hablar de lo que le costó una Miller Light en euros.
  • Comprar una botella de Vodka en una licorería, ponerla en el “ataúd”, llevarla en un crucero, y pedir jugo de naranja en el barco, que es gratis, para hacer “screw-drivers”, sin tener que pagar extra por alcohol. Y jactarse por ello.
  • Arrebatar agresivamente el “ataúd” de las manos de los botones  y cargarlo por sí mismo al llegar a un hotel, tan solo para no tener que dar propinas.
  • Caminar por los aeropuertos con la Laptop en alto, en búsqueda de señal de wireless.
  • Negarse a configurar el mouse de la Laptop para la mano izquierda y usarlo invertido, para no cambiar algo en la computadora que pueda confundirlo aún más.
  • Instalar la Laptop sobre un mueble de oficina a espaldas de su escritorio principal, el cual no le permite poner las piernas debajo para poder trabajar más cómodo y de frente a la pantalla, sentarse de costado, con las piernas hacia la derecha  y teclear solo con un dedo de la mano izquierda, en una posición digna de un contorsionista, que haría que cualquier experto en ergonomía se suicide de inmediato.
  • Evitar el mal aliento, comiendo Tic-Tac a escondidas para no convidar.
  • Visitar un tambo en Argentina, y al ver a una niñita de no más de seis años acarreando dulcemente dos baldes vacios para leche, jugando a ayudar a su padre con la tarea de ordeñe, preguntarle cuanto le pagan por hacer ese trabajo.
  • Estar hospedado en un hotel cinco estrellas que cuenta con excelentes restaurantes, ubicado en la mejor zona de la ciudad de México,  y optar por ir a comer tacos baratos una sucia pocilga ubicada a una cuadra de allí, afirmando que: “esos tacos son excelentes”.
  • Usar anteojos para lectura de dos dólares, comprados en supermercados, con cristales de pésima calidad que se daña con el tiempo, y decir como pretexto que así los puede dejar por todos lados olvidados, sin preocuparse. Este comentario lo hace cuando ve a otros que usan marcas prestigiosas en los marcos de sus lentes.
  • Atentar contra el medio ambiente, consumiendo toneladas de papel al imprimir cada email que recibe y leerlo más tarde, para luego guardarlos uno por uno en gruesas carpetas, y archivarlas en gavetas más tarde, aplicando un método troglodita de seguimiento y organización, que ignora las más simples y básicas herramientas informáticas disponibles, que evitarían la tala indiscriminada de los bosques del planeta.
  • Sostener que las mujeres jóvenes de buena apariencia no trabajan, y contratar cuanto bicho excedido de peso se le cruza en el camino, ocultando de esta manera su incontenible y exasperante monstruo misógino machista, y evitar así cualquier referencia a una potencial y, seguramente, justificada acusación por acoso sexual.

Por increíble que parezca,  estas son solo algunas de las recalcitrantes necedades, caprichos y diarios exabruptos de este personaje, con marcados matices maquiavélicos.

Bien dicen que las excentricidades son propias de los líderes ya que, de una forma u otra, aquellos que ejercen el liderazgo tienen características muy marcadas en su personalidad que lo diferencian del común de las personas.

Es verdad, aunque Usted no lo crea…

Encabezados . Tutti-Frutti