January 26th, 2011

Desde lo que significa técnicamente sobrecalentamiento…

Medición del Sobrecalentamiento

Figura 1 - Source: Emerson Climate Technologies

Para el caso de la válvula de expansión (Fig.2), es la diferencia entre la temperatura medida debajo del bulbo, y la temperatura de saturación correspondiente a la presión de succión, medida a la salida del evaporador.

Sobrecalentamiento en el Evaporador

Figura 2 - Source: Emerson Climate Technologies

También puede medirse el sobrecalentamiento en  la conexión de succión del compresor (Fig. 3). En este caso, el sobrecalentamiento se define como la diferencia entre la temperatura del gas de retorno medida sobre la tubería, en las inmediaciones de la conexión de succión, y la temperatura equivalente a la presión de saturación de succión del compresor, medida en la válvula de servicio, si es que éste la posee.

Sobrecalentamiento en el Compresor

Figura 3 - Source: Emerson Climate Technologies

…hasta cómo comportarse en un restaurante formal en Sao Paulo, pasando por como acondicionar busetas en Venezuela…

Sobrecalentamiento suele confundirse con “recalentamiento”. En realidad, recalentamiento describe una de las fallas mecánicas típicas en los compresores, debido a una excesiva temperatura de descarga. Lo que sí es cierto es que una falla por “recalentamiento” puede ser ocasionada por un excesivo “sobrecalentamiento”.

Los brasileros traducen sobrecalentamiento como “superaquecimento”.  “Aquecer” significa “calentar” en portugués. Los brasileros suelen no diferenciar sobrecalentamiento de recalentamiento. Para ellos es “superaquecimento” en ambos casos.

Es así como el portugués y el español suelen generar confusiones, a veces  muy divertidas, cuando los brasileros intentan comunicarse con hispanos parlantes y viceversa.

Para darles una idea, permítanme remontarme a una anécdota ocurrida en Venezuela años atrás. Antes de Chávez, quien increíblemente se ha convertido en un hito histórico para ese país.

En Venezuela, llaman “busetas” a los autobuses, mientras que “buceta” en portugués alude, en lenguaje muy  vulgar, al órgano sexual femenino..

Imaginen la situación: por aquella época, durante una visita a un fabricante de equipamientos de aire acondicionado para autobuses o busetas, acompañé a un ingeniero brasilero, responsable por el área de exportación de una conocida fábrica (al menos lo era por entonces) de componentes para sistemas de refrigeración.

Un ingeniero de producto venezolano nos recibió muy amablemente junto con su secretaria y nos preguntó inocentemente por componentes de refrigeración para acondicionar busetas, ante la sorpresa del ingeniero brasilero. Más aún  cuando a sabiendas de lo que estaba pasando por la mente del brasilero, y para alargar aún más la diversión, le pregunté en “Portuñol” si en Brasil las “busetas” trabajan “resfriadas”. “Resfriadas” en portugués, significa refrigeradas. Nada que ver con lo que entendemos como un resfrío en español. Para ese momento tenía a dos ingenieros totalmente confundidos: uno que se preguntaba como un autobús puede resfriarse en Brasil, y otro que pensaba en el diseño de un equipo de refrigeración para vaginas, mientras internamente me moría de risa viendo la cara de ambos. Ni que hablar cuando la bien agraciada secretaria venezolana, percibe cierta confusión en lo que estamos hablando y, sin sospechar por donde venían las cosas, intenta ayudar diciéndole al brasilero:

– Ingeniero, permítame que le muestre la buseta, para que se dé una idea de lo que estamos buscando. Más tarde, y con unas cervezas de por medio, ya sin la presencia de la curvilínea secretaria, recreamos la situación en medio de carcajadas que iban generándose al recordar el cruce idiomático que se había generado un par de horas atrás.

Estas confusiones idiomáticas me traen a la mente otra anécdota. Esta vez fue cuando un ejecutivo estadounidense de visita en Brasil, se reunió con varios clientes brasileros importantes en un lujoso restaurante de Sao Paulo. La mayoría de las personas en aquel restaurante eran hombres de negocios muy formales, que vestían chaqueta y corbata. El ejecutivo estadounidense acalorado, deseaba quitarse su chaqueta al sentarse a la mesa, y preguntó al mesero con mala gramática española:

– ¿Puedo sacar el saco aquí?

Es común llamar “saco” a una chaqueta en Argentina, pero en Brasil “saco” puede referirse a la bolsa escrotal. Imagine la reacción de los brasileros que nos acompañaban en la misma mesa y la total complicidad del mesero ante lo gracioso de la situación, solicitándole en “Portuñol” al ejecutivo americano para que “não fora o saco aqui”, mientras que el norteamericano insistía  en que quería “sacar el saco” porque “estaba transpirado” y tenía calor.

Así que mucho cuidado la próxima vez en Brasil. Palabras que suenan idéntico en español y portugués, pueden significar cosas totalmente distintas.

Artículos . Entrenamiento